Despedida para Coli

24-09-13

En una de nuestras visitas a la Protectora de Ibi, conocimos a Coli, uno de los muchos perros que esperan años interminables a que alguien se fije en ellos y les ofrezca la oportunidad de disfrutar de un hogar, de ser un perro de casa, mimado y acariciado.

Coli parecía pedir permiso para dar cada paso: no ladraba, sólo nos miraba y contemplaba el entorno ¡Son tan pocas las ocasiones que tienen para salir del recinto, pisar la hierba y ver montañas aunque sea a lo lejos!

¡Estaba tan nervioso que ni siquiera quiso probar los trocitos de salchicha que llevábamos! Nos vinimos a casa con la imagen de Coli porque verdaderamente nos tocó el alma.

Querido Coli: has de saber que no has pasado como invisible en la Protectora: nosotros nos fijamos en ti pero no siempre es posible quedarse con todos los perros que nos tocan el alma. Te pedimos perdón y te aseguramos que siempre tendrás un lugar en nuestros corazones.
 Rafael y Flor